#FAKEYOU, desinformación y manipulación informativa

El Valor de la Experiencia

#FAKEYOU, desinformación y manipulación informativa

Un libro que aspira a ser una herramienta y un arma contra las nuevas formas de manipulación, mentira, falsificación y recortes de la libertad de expresión.

La organización Xnet – Internet Freedoms, activista en el tema de los derechos digitales y la democracia, anuncia que ha presentado su nuevo libro: “#FakeYou – Fake news y Desinformación: monopolios de la manipulación informativa y recortes de la libertad de expresión”

Esta obra ha sido editada por @Rayo_Verde y dirigida por Simona Levi, que ha coordinado a un  nutrido grupo de especialistas en la materia. Levi señala que “desmonta los mitos en los que se basa una nueva ola de políticas liberticidas dando herramientas contra las nuevas formas de manipulación, mentira y falsificación”.

En su presentación se señala que el libro: “aspira a ser una herramienta de defensa contra el recorte de nuestras libertades fundamentales y, al mismo tiempo, un arma contra las nuevas formas de manipulación, mentira y falsificación. En las páginas del presente volumen se recopilan investigaciones y se proporcionan datos que desmontan los mitos sobre los que cabalga esta nueva ola de legislaciones liberticidas. Y, como contraposición a las reformas restrictivas que se nos quieren imponer, se presenta un enfoque normativo que ataja el problema de raíz, es decir, que se centra en atacar el lugar preciso en el que se forja el discurso mediático hegemónico y la propaganda.

En el fondo, en su aplastante banalidad, el enfoque que representa el señor Valcárcel se ve a sí mismo como de «sentido común» (temblad). Se apuntala sobre la visión dominante, que asume que los partidos y gobiernos, como auténticos conocedores de la verdad, deben proteger a la ciudadanía tanto de sí misma —ya que, en el fondo, los ciudadanos son como niños que hacen mal uso de su libertad de expresión— como de sus enemigos —que hoy son «los rusos», y mañana, ya veremos—.

Pero, en realidad, la situación resulta ser precisamente la opuesta: desde el origen de los tiempos, los grandes productores y viralizadores de fake news y de desinformación no han sido los ciudadanos comunes, sino los gobiernos, las instituciones, los partidos políticos, los medios de comunicación de masas, las grandes fortunas, las corporaciones de gran alcance, o sus equivalentes en cada época histórica. Y lo han sido por una razón muy simple: son quienes tienen medios para podérselo permitir.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *