El allegado

El gobierno ya ha cumplido con la obligación que compete a todo gobierno a lo largo del mundo: fastidiarle sus vacaciones. Cosa que daría para reflexionar, una vez más, sobre la cogobernanza, el fracaso de las estrategias previas y cosas por el estilo.

Pero es viernes y, como llevan ustedes más viernes con el cronista que con su persona allegada, sabrán que el jefe de la Clicktertulia, don Juan Ignacio Ocaña, nos tiene dicho que en viernes de cosas sesudas pocas. Cuestión que, siendo además navidad, los CEO de la radio piensan primar con gracioso estipendio ( no va a colar, no va a colar).

Además de las decisiones gubernativas, el cronista lo sabe, el gobierno les ha sumido en la perplejidad.

No se inquieten. El cronista es consciente de que debe abandonar su pasión por la prosa, para ejercer su función de servicio público.

¿Quién ha llegado? El allegado. ¿Quién es el allegado? Esto ya es difícil de definir. Mejor con ejemplos.

Sánchez e Iglesias son allegados, aunque Iglesias no es allegado de la ministra de Trabajo que, a su vez, es allegada de Calviño y Escrivá.

Lastra, Echenique y Otegui sí son allegados y nos anuncian que perdamos toda esperanza de que se desalleguen. Cosa que, como anuncio de futuro, es inquietante: pierde toda esperanza es lo que, según Dante, pone en las puertas del infierno. No quiero decir nada.

Rufián no es un allegado de madrileños y madrileñas, sean del color que sean. Casado ya no es allegado de Abascal que solo es allegado de Smith, mejor contagiarse de virus que de progre. Arrimadas, Arrimadas busca allegados desesperadamente.

Dice Illa, que maravilla, que allegada es la persona a la que se tiene especial afecto sin tener vínculo familiar. No; no sería buena idea que ustedes invitaran a su amante a la cena de Navidad. Córtense un poquito, que los veo venir.

El cronista les ha prometido ejercer función de servicio público, pero no: no puede resolver problemas filosóficos o teológicos de alto nivel. Es decir, no estoy en condiciones de decirle si su suegra o su cuñado son allegados. Dicho sea de paso, esta no es una duda que usted debiera preguntarle a su pareja, yo ya se lo aviso.

Debemos agradecerle a Pedro Sánchez que haya aprendido coaching de aeropuerto. Coaching de aeropuerto es el que se aprende en esos libritos amarillos cortitos que usted lee entre el despegue y el aterrizaje.

Pues bien, entre Falcon y Falcon, Sánchez ya sabe que Iglesias es el que le ha robado su queso y ha aprendido a decir eso que dicen todos los coach.y que a los demás nos repatea: toda crisis, supone una oportunidad.

Hagámosle, pues, caso a Sánchez y a Illa, que maravilla. He aquí la oportunidad: alquilémonos como allegados. Por ejemplo, que usted es de oyente de nuestros amigos de Radio Diámetro en Canarias y quería venir a la península: el cronista se convierte en allegado, alquilado, pero allegado al fin.

Qué usted está solo o sola y no le apetece cocinar, alquílese al Chef de la radio de allegado, que no quiere ir solo a una terraza o al cine mis compañeras de radio de los viernes son sus allegadas. Que no sabe dónde ir y le apetecía viajar: tenemos un allegado del programa que vive en Asturias y que usted podría alquilar a módico precio.

Luego dirán que no les damos ideas en la radio.

O sea, que ustedes deben quedarse en casa, dice Illa,que maravilla, pero si se convierte en persona allegada podrá pulular de un lado a otro. Sí; reconozcámoslo, es como probar el amor y querer ser virgen al tiempo, como pedir un Vega Sicilia sin alcohol; un oximorón tramposo, como la inteligencia militar o Miss Portugal.

Lo que ha hecho el gobierno es pasarle la responsabilidad a los allegados y allegadas, de ellos será el pecado y de ustedes la culpa.

Háganme caso, quiéranse, enmascarados y enmascaradas, con su humilde burbuja de convivientes, llamen a los allegados y allegadas, queden con ellos otro día o envíeselos a Illa, que maravilla: él sí sabe reconocer un allegado sin que un cronista se lo explique.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *