Desde mi caverna, día 89: los inversores desconectados

El Valor de la Experiencia

Desde mi caverna, día 89: los inversores desconectados

Artículo de Juan Berga en su blog Peregrino Mundo

Todos los cronistas de economía amamos a los inversores en bolsa. El mercado de capitales da muchas alegrías a cualquier observador del capitalismo.

Decía Isaac Newton que era más sencillo calcular el movimiento de los cuerpos celestes que adivinar lo que harán con su dinero los inversores. Newton no solo era muy sabio, también le arruinaron en la bolsa. Galbraith añadía que siempre hay algún imbecil dispuesto a perder su dinero. 

A medida que el capitalismo avanza, las bolsas tienen menos que ver con la economía real.

Sea como fuere, lo cierto es que el mercado de valores ha estado subiendo durante un par de meses, a pesar de la rápida propagación del coronavirus en todo el mundo. En una evidente muestra de desconexión, mientras a ustedes les iba peor a los inversores les iba un poco mejor.

Por un momento, es cierto, los mercados vivieron un infierno, cientos de miles de millones de euros y dólares desaparecieron de las carteras de inversores de todo el mundo. SIn embargo, la recuperación ha sido sostenida.

En España, por ejemplo, la bolsa cerró ayer casi un veinte por ciento por encima del día de la declaración de la alarma.

El índice de referencia estadounidense está en camino de obtener su mejor desempeño trimestral durante 82 años, mientras que el índice tecnológico Nasdaq, alcanzó un máximo histórico el martes. Las acciones en el Reino Unido, Alemania, Asia y Australia también han subido fuertemente.

Hoy, eso sí, hemos retocedido hoy. Pero, por ejemplo, en España, los inversores tienen un 14% más de capital de lo que tenían el día de la alarma.

¿Que ha pasado? La misma razón por la que hoy ha bajado la bolsa es por la que ha subido en los dos ñultimos meses, mucha pasta y muchas señales. Desde la segunda semana de marzo los banqueros centrales se han puesto a comprar deuda soberana y bonos de empresas como locos, incluidos los de empresas poco rentables.

Estas medidas, básicamente, han salvado la temporada en las bolsas, junto con el estímulo fiscal, incluidos los diferentes esquemas salariales y de ayudas. SI el crecimiento se ha detenido esta mañana es porque el portavoz de la Reserva Federal do a entender que esto se va a alargar y que el dinero no valdrá nada – o sea, mal asunto para los banqueros-

La intervención actual del mercado es aún mayor de la que vivimos en la crisis financiera.

Lo que han visto los mercados se parece mucho a lo que estamos viendo nosotros: señales de que los gobiernos harán lo que sea necesario para evitar grandes caídas en todos los mercados incluido el bursátil. Al mismo tiempo, se reducen los rendimientos en otros mercados alternativos: desde la vivienda al bancario.

Tiene usted razón si cree que ese camino conduce a una burbuja difícil de controlar. Esa es una posibilidad porque se ha creado mucho dinero nuevo y tiene que ir a algún lado. Prestamos baratos para comprar acciones, deuda de empresas poco rentables adquiridas, etcétera, siempre estuvieron en la base de la liquidez abundante.

A este pastón se le puede dar un uso productivo, como el gasto en infraestructuras, o ser canalizado para mejorar el consumo entonces la economía real podría reiniciarse con una base más sostenible.

Pero si, simplemente, se pasa a los inversores para inflar los precios de los activos, como acciones y propiedades, incluidas las no rentables. entonces simplemente habremos duplicado el problema.

En una palabra, entre la economía real y los mercados financieros no hay ninguna conexión; más o menos como si usted se queda sin teléfono, con una diferencia: si a usted se le rompe el móvil, siempre encontrará a los príncipes de Amazon; reconstruir la economía real parece más difícil: el turismo, las fábricas de automóviles, las compañías de aviación, los hoteles…esas cositas de las que vive el ser humano lo tienen más difícil.

Bien. Ustedes pueden contribuir a mejorar la economía global, efectivamente, pero a golpe de terracitas, sin máscara y apretaditos no vale. Yo ya les aviso que mi nieto y mis nietas dicen que todo saldrá bien, y yo les creo, como saben. Pero como se enfanden se van ustedes a enterar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *