Cayetana sostiene ante el TC que Iglesias es “hijo de un terrorista”

El Valor de la Experiencia

Cayetana sostiene ante el TC que Iglesias es “hijo de un terrorista”

La exportavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, ha elevado un recurso al Tribunal Constitucional para que rectifique la que parece ser una decisión arbitraria de la presidenta del Congreso de los Diputados, la socialista catalana Meritxell Batet, de retirar del acta de una sesión parlamentaria la expresión “hijo de un terrorista”, referida a Pablo Iglesias.

Cayetana sostiene que esa expresión es verdadera y la verdad no atenta contra el decoro parlamentario. El recurso de Cayetana será costeado por la Asociación Libres e Iguales.

El pasado 27 de mayo, la entonces portavoz parlamentaria del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, pronunció estas palabras en el Congreso de los Diputados, en el curso de una interpelación al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias:

  • “Y una cosa más ya para acabar. Vamos a hablar de esto de la aristocracia. Ha hecho usted referencia a mi título de marquesa, la clase social, la aristocracia, una y otra vez, en definitiva, ¿no? Como usted sabe los hijos no somos responsables de nuestros padres, ni siquiera los padres somos del todo responsables de lo que vayan a ser nuestros hijos. Por eso se lo voy a decir por primera y última vez. Usted es el hijo de un terrorista. A esa aristocracia pertenece usted, a la del crimen político”.

La transcripción consta en el Diario de Sesiones con un añadido ortotipográfico en esta frase: “Usted [es el hijo de un terrorista]”. La correspondiente nota al pie dice: “Palabras retiradas por la Presidenta de conformidad con el artículo 104.3 del Reglamento de la Cámara”.

Para lo que aquí interesa el artículo invocado por la presidenta se remite al 103.1, que dice:

  • “Cuando profirieren palabras o vertieren conceptos ofensivos al decoro de la Cámara o de sus miembros, de la Instituciones del Estado o de cualquier otra persona o entidad”.

La presidenta del Congreso, la socialista catalana Meritxell Batet, sostenida, entre otros, por los votos de los estalinistas de Podemos, los filoetarras de Bildu y los progolpistas catalanes de ERC y PdeCAT, trató inútilmente de que la diputada retirara esas palabras y luego mandó transcribirlas del modo descrito. El grupo parlamentario del Partido Popular presentó un recurso ante la Mesa del Congreso contra esa decisión, que fue rechazado. De inmediato la portavoz anunció que presentaría ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo para que invalidara la acción de la presidenta.

Según Aún en cursiva y aherrojadas entre corchetes, esas palabras constan en el Diario de Sesiones. En los archivos audiovisuales de la sesión se registran tal como se pronunciaron, sin más preservativo. Y fueron palabras repetidas hasta la saciedad en los medios. De modo que el objetivo de la diputada no podía ser, ni es ahora, la protección del contenido de su mensaje.

El fundamento de su recurso es que un hecho objetivo, constatable y hasta asumido de modo orgulloso por padre e hijo no puede ser tildado de opinión que afecte al decoro parlamentario. Este fundamento enlaza con otro más hondo: cuando un hecho vergonzoso adquiere el estatuto de opinable, se allana el camino hacia su definitivo borrado de la Historia. El negacionismo, sin más.

Según la Asociación Librers e Iguales, que ha decidido costear el recurso al Tribunal Constitucional de Cayetana Álvarez de Toledo, en la decisión de la presidenta del Congreso aletea también la convicción de que en la España de Franco los terroristas dejaban de serlo. Siempre y cuando, naturalmente, no militaran en el Batallón Vasco Español.

“A los asesinos, y al último fondo de la intervención de la diputada, les cuadran perfectamente estas viejas palabras de Fernando Savater: ‘Uno de los sobresaltos que comporta la revisión histórica del franquismo es descubrir que gran parte de lo que política y culturalmente se le oponía solo tenía eso de bueno, su oposición, pero que en sí mismo no era ni mucho mejor, ni siquiera demasiado distinto del propio franquismo’”, según se afirma en una nota hecha pública por la citada asociación.

Desde el primer momento la dirección del Partido Popular acogió con renuencia estas palabras de su portavoz y, especialmente, la posibilidad de que sobre ella se entablara una pugna legal. Hasta que hace unas semanas el partido le comunicó que no iba a asumir el coste del recurso.

Por lo tanto, Libres e Iguales ha decidido hacerlo, “dado su valor moral y político”. Según esta asociación, bastará para subrayarlo este párrafo del recurso, presentado por el despacho de abogados Salama Blanco:

  • “[El Reglamento del Congreso] nunca puede permitir la censura de expresiones puramente veraces y objetivas referidas a un asunto de relevancia pública. La verdad sobre un asunto de esta naturaleza es simplemente eso: una verdad. Por ello, nunca puede ser ofensiva al decoro, sino que es reflejo de un hecho sobre un asunto de trascendencia pública que la ciudadanía tiene el derecho a conocer […] La insólita petición de la Presidencia del Congreso a la señora diputada de retirar y la posterior censura de una expresión que reflejaba una verdad objetiva y contrastada, permitiría traer a colación el eppur si muove atribuido Galileo, tras verse obligado a retractarse de un hecho verídico”.

Como recurrir en amparo al Tribunal Constitucional no es barato y el precio del recurso es de 15.730 euros, Libres e Iguales, a iniciativa de uno de sus miembros, Santiago González, ha decidido abrir una colecta, modernamente llamada crowdfunding, para ayudar a costearlo.

La petición la suscriben en nombre de Libres e Iguales las siguientes personas:

  • Félix de Azúa
  • Roberto Blanco Valdés
  • Albert Boadella
  • Dolors Caminal
  • Arcadi Espada
  • Mercedes Fuertes
  • Santiago González
  • Andrés González
  • Carmen Iglesias
  • Federico Jiménez Losantos
  • Carmen Ladrón de Guevara
  • Joaquín Leguina
  • Xavier Pericay
  • Miguel Ángel Quintana Paz
  • Fernando Savater
  • Gabriel Tortella
  • Andrés Trapiello
  • Mario Vargas Llosa
  • Francisco Vázquez
  • Francisco Sosa Wagner

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *