Casado rompe la foto

POR JUAN BERGA.-

Perplejo, dice Abascal que se ha quedado. Para todo tiene: se prepara un discurso que es una mezcla de Forocoches y los blogs de realidad alternativa de Trump y va Casado y decide, vaya día elegido, disfrazarse de Cánovas, con un «hasta aquí hemos llegado» que ha sonado a portazo en las narices.

Uno no sabe qué esperaba el líder del extremopopulismo patriótico. Tras haberse ciscado en todo de lo que los liberales de derechas han presumido desde la posguerra (multilateralismo, democracia parlamentaria, comercio y Unión Europea), no parece que pudiera esperar mucho cariño.

Casado ha roto no solo la foto de Colón, sino que ha roto la foto de la sesión parlamentaria. El cambio estratégico de discurso no solo ha dejado perplejo a Abascal, sino que Arrimadas puede pasar al lado inútil de la fuerza.

Casado se puede apuntar, además, la paralización temporal de la reforma judicial que, a última hora y para no perder del todo la foto, ha propuesto Sánchez.

Hay que decir que Vox le había dejado una autopista a la derecha liberal. El extremopopulismo patriótico nos ha puesto sobre la mesa un crudo populismo, sin molestarse en guisar un poquito la propuesta a la española.

La negación europeísta, el rechazo al multilateralismo, el radical antiautonomismo, expresiones desconocidas en un país de emigrantes e inmigrantes, como estercolero multicultural, se han ido sumando en una pócima de extremaderecha, poco tragable para la derecha educada.

Abascal se ha apuntado de hoz y coz al «Covidiotismo», desde lo del virus chino «trumpista» a todas las teorías conspirativas sobre las mafias, haciendo cómplice a la señora Botín de las mismas, como si fuera un populista de extrema Izquierda. Pero, además, se va ofendidito, vaya por dios, lo que quiere decir que no retrocederán.

Casado ha roto la foto y haría bien la izquierda en no ignorarlo y dejar respirar a los múltiples caminos del constitucionalismo, en lugar de patrimonializarlo. 

Cabe imaginar que a Iglesias y a Lastra les ha cogido más descolocados que a Sánchez más avispado y avisado por la Unión Europea en materia judicial.

Si alguien cree que Casado va a reducir su grado de oposición. es que no ha prestado atención. No le pidamos peras al olmo. Casado iba a ser derrotado por una pinza y resulta que se ha quedado con el plano.

Por cierto, camarada Redondo, que tenemos a los opinantes de las tertulias, incluida La Sexta, dando a Casado como ganador del debate y no hay argumentario. Unas horitas extra, muchacho.

Bien es cierto que durante dos días apenas hemos oído idea alguna sobre la situación que atraviesa el país y el desastre de gestión de la pandemia. 

Se está recomendando a once Comunidades Autónomas una especie de autoconfinamiento voluntario. Seguimos sin saber que pasará con las protecciones que se reclaman en muchos sitios.

Casado ha anunciado que quiere ser el jefe de la derecha. Bien; se acabaron las tontadicas. Casado tiene, empero, un largo camino por delante aún: explicarnos si existe algo entre el «covidiotismo» y la incompetencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *