‘Cableados’ en ‘Madrit’, que es donde la batalla electoral de Cataluña se libra…

El Valor de la Experiencia

‘Cableados’ en ‘Madrit’, que es donde la batalla electoral de Cataluña se libra…

Por Carlos Matías

Esto de lanzar a Salvador Illa para hacerse los duros con Isabel Díaz Ayuso no es más que un ardid electoralista, que ya se sabe que dar caña a “Madrit” da votos de anhelo emancipador de Mora de Ebro para arriba.

Objetivo: hacer que el ministro de Sanidad, insípido, translúcido y gris donde los haya -al igual que la mayoría de los integrantes del Ejecutivo social-podemita de Sánchez, excepción hecha de Yolanda Díaz, por brillante, y de Pablo Iglesias¸ por “macho alfa”, con tufillo a “macho omega”- no es más que el inicio de campaña publicitaria de un “bienmandao correveidile” como Illa, para colocarlo como cabeza de cartel (quizás también “cabeza de turco”) en las elecciones catalanas, para mayor desesperación de un Miquel Iceta convidado de piedra de esta maniobra de su amigo Pedro.

Perdón, corrijo: que Sánchez no tiene amigos. Sólo tiene intereses. Peones de brega como Iceta, Illa o Batet, Meritxel (todos del PSC, todos para el trabajo sucio), que utiliza sin escrúpulos.

Sánchez juega una partida de ajedrez sin más táctica ni estrategia que la propia conveniencia, en la que todas las piezas son peones disfrazados de otras piezas de mayor valor. Todos peones, que sacrifica sin miramientos el “duque de Ferraz”, a mayor gloria del “duque de Ferraz”, por supuesto.

Salvador Illa es un peón vestido de alfil. Sería un individuo perfectamente anónimo, desconocido, incoloro, inodoro e insípido, como lo ha sido hasta ahora, de no ser por el Covid-19, o “la Covid”, como dicen los puristas, aunque tan correcto es decirlo de una forma como de otra.

Se trata de colocar candidato a las elecciones catalanas a alguien que sea más molesto que una ladilla para la “pepera” Comunidad de Madrid, aprovechando que Inés, la bella Inés del alma suya, parezca dejarse cortejar desde el balcón de Ciudadanos, dando una de cal y otra de cal a Díaz Ayuso, por boca y gracia de Ignacio Aguado.

Total, que la partida de ajedrez es, a veces, una partida de damas. Y cómo estará el percal, señores, para que el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, haya quedado como un estadista, al alzar la voz contra las maniobras rastreras de su jefe de filas monclovita. A ver si ahora sigue dando la talla y demuestra que esa boca es suya cuando los “Sánchez boys” pretendan demostrar que ellos la tienen más larga a golpe de BOE.

El también brillante regidor de la Villa y Corte, José Luis Martínez-Almeida, “aguirrista-opusdeísta” en tiempos pretéritos, se mantiene en un astuto segundo plano, en este reparto de “hostialidades” políticas en que Sánchez y (lad)Illa han convertido a Madrid para derribar a Ayuso. Quiere permanecer a resguardo, para que no le caiga alguna, sin quemarse, y poder ser el mejor recambio de Isabel, si la presidenta de la Comunidad de Madrid pierde esta partida.

El alcalde de Madrid ha iniciado el cableado de la capital para las luces de Navidad, aunque aún falten casi tres meses. Es una subliminal evocación al espíritu navideño, aunque me temo que estemos todos muy “cableados” en esta Comunidad de Madrid, convertida en el campo de batalla electoral de los comicios catalanes.

Independentistas, abrid los ojos: vuestro futuro y el de toda Cataluña se está librando en “Madrit”, por mucho que a vosotros y a Miquel Iceta os duela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *