Abascal censura a Casado y Sánchez sonríe

El Valor de la Experiencia

Abascal censura a Casado y Sánchez sonríe

Por Juan Berga, en Peregrino Mundo


En realidad, a los de Abascal se les da una higa el gobierno de Sánchez. De hecho, están encantados: con el antifascismo de salón con el que se incendia las redes es suficiente para mantener, odio va, odio viene, marciales las escuadras.

Tampoco a los de Sánchez les va mal: animar el espantajo, de vez en cuando, confundir PP y derecha extremista mantiene a la cofradía en tensión, que es de lo que se trata, y anima la división electoral de la derecha.

La anunciada moción de censura de Abascal responde a esa lógica.

A Sánchez le hace un favor. Podrá mantener un Gobierno que reclamaba renovación a ojos vista, para enfrentar la reconstrucción, y permitir que Calviño siga con su agenda secreta, interpretando a Europa y tocando las narices a los ministros y ministras. Le servirá para domar unas semanitas más a los enfadados socios nacionalistas, haciéndoles el relato de la fatal alternativa.

A VOX le permitirá mantener prietas las filas, recias, y tratar de blindar su electorado por la derecha.

De hecho, la estrategia la inventaron Pedro J y Aznar, en un balcón, con Anguita, seduciéndole para la cosa de la regeneración de la patria, manteniendo la división de un voto de izquierda, incapaz de alcanzar acuerdos de gobierno.

La moción de Abascal llega cuando VOX va perdiendo votos hacia el centro derecha, tienen crisis internas y las movidas callejeras se agotaron a los dos días de empezar, que manifestarse es muy cansado. Mantener la división del voto de la derecha es la clave para sobrevivir.

Pablo Iglesias ya puso en marcha la misma estrategia, cuando creía en el «sorpasso», haciéndole una moción de censura a Rajoy, para provocar a Sánchez. Rajoy resolvió el asunto en una mañana y Sánchez no sufrió por el asunto lo más mínimo.

¿Le pasará lo mismo a Abascal? Todo depende de un par de decisiones estratégicas que Casado debe tomar.

En primer lugar, debe decidir si competir con Abascal, a ver quién es más de derechas, con un discurso muy «cayetano» o separarse definitivamente de VOX, afeándole a Sánchez varias de las cosas que, a los de izquierda y derecha, nos tienen mosqueadillos.

Precisamente, la segunda cuestión relevante para la moción es si Casado es capaz de ofrecer una alternativa creíble a los problemas que el Gobierno está dejando sobre la mesa: la insuficiencia de sus alianzas, la transparencia sobre las reformas exigidas por la Comisión Europea, los dineros que faltan para completar el maná europeo, el presupuesto que no llega.

Y, desde luego, un escenario creíble y sincero de acuerdos políticos con el gobierno, que ponga a Sánchez en algún compromiso.

El ruido de Abascal no genera confianza social ni cultural, por muy radical que sea el ciudadano que escucha. Lo del virus chino, la visión «conspiranoica» de la pandemia, salirse de la Organización Mundial de la Salud y todas esas zarandajas de populismo extremo, han provocado una crisis y dolor increíbles en Estados Unidos. Versión populista que ha hecho que Inglaterra compita con España en letalidad. 

La obsesión por culpar a los temporeros en lugar de a los fiesteros y todas esas cositas tan lindas conducen al mismo sitio.

Debe saberse que, a medio plazo, quienes polarizan, pierden. Ese es el problema de VOX y de Podemos. (Podemos tiene algún otro). Las bronquitas Monedero y extremistas, ponen ruido en las redes, animan antifascismos y antiprogresismos, pero no da votos a ninguno.

Hemos salido cabreados de los balcones, la nueva normalidad se basa en versiones peores de lo que éramos en la vieja normalidad; pero el odio en el que tanto se invierte no dará resultados. Ese es el reto del centroderecha español.

Abascal censura a Casado y Sánchez sonríe. También Iglesias, sabiendo que tiene que unos días más en el negocio, aunque no podrá hacer declaraciones tocanarices diarias.

La agenda de la reconstrucción, los intentos de hacer aterrizar al gobierno, mientras la pandemia y la falta de reputación internacional nos mete en otro lío, no convienen a VOX. Eso sí, tenemos relato hasta septiembre.

Que les sea leve, mientras se me portan bien, se enmascaran y son razonables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *